jueves, 28 de diciembre de 2006

La primera cita II

Marta tenía la mirada fija en la ventana de su habitación. Ante sus ojos se alzaban hileras de casas con sus fachadas pintadas en distintos colores. Lo que podría haber sido la maravillosa vista de un cielo puro y despejado se veía interrumpida por montones de viviendas de color salmón, blanco, ocre,... todas ellas salpicadas de ventanas protegidas por barrotes negros que en otro tiempo habían servido como medida de seguridad y cuya finalidad de hoy era preservar la estética del casco antiguo de la ciudad. Las cigüeñas anidaban en los tejados de los edificios, de altura y formas desiguales. Marta cerró fuerte los ojos mientras dejaba escapar un suspiro y se levantó de su cama.
Algo no encajaba. El día de su cita con Jordi todo había salido a pedir de boca, al menos eso le pareció a ella. Jordi llegaba con retraso y ella, pensando que no aparecería, había emprendido la vuelta a casa cuando, repentinamente, se chocó con un chico que corría a toda velocidad. El chico resultó ser Jordi, su cita, aquel joven que había conocido en un chat de Internet y que tanto deseaba ver en persona. Como sucede en estos casos, Jordi no se parecía nada a la imagen que Marta se había formado de él en su cabeza, pero a Marta le gustó lo que vio. Jordi era un chico atractivo, un poco tímido, eso sí, pero al fin y al cabo, nadie es perfecto. Aquella tarde dio pie a un paseo por el parque, un café en un sitio bastante elegante, de esos en los que en lugar de un televisor con el fútbol a todo volumen tienen pequeños altavoces emitiendo baladas a un volumen que permite a los clientes entablar una conversación sin que éstos se desgañiten, y nuevamente un paseo por las callejuelas del centro de la ciudad que concluyó en una pequeña plaza donde ambos se sentaron a descansar. Todas estas actividades, estuvieron acompañadas de conversaciones de todo tipo. Conversaron sobre si ya habían quedado alguna vez con gente conocida a través de Internet, sobre los lugares a los que desearían viajar, sobre el trabajo, sobre lo extraño que era el modo en el que se conocieron, y otros mil temas más. Una vez sentados en aquella pequeña plaza a donde sus pies les condujeron, Marta miraba fijamente los ojos de Jordi esperando un beso, pero segura de que su timidez le impediría tomar la iniciativa aproximó sus labios a los de él, fundiéndose ambos en un cálido beso. Decidieron ir a cenar y pasar la noche entre besos, risas y abrazos, disfrutando de las vistas que ofrecía un monte situado a un lado de la ciudad. Cuando decidieron despedirse y marcharse a casa, Jordi le había dicho que si a ella le parecía bien podrían verse al día siguiente en el mismo sitio y a la misma hora, pero no apareció. Marta, que ya había vivido un retraso de Jordi, esperó durante bastante tiempo y estuvo llamando a su teléfono móvil hasta agotar su paciencia, pero Jordi no daba señales de vida. A lo largo de dos días estuvo llamándole y conectándose al chat, pero Jordi seguía sin aparecer. En otras circunstancias, hubiera pensado que el chico no quería verla y que faltándole valor para decírselo, hubiera optado por ignorarla, pero estaba convencida de que en este caso no era así. Se notaba que Jordi no actuaba cuando estuvo con ella, quería volver a verla de verdad, pero entonces ¿qué estaba pasando? ¿por qué había desaparecido como si se lo hubiera tragado la tierra? Algo no estaba bien. Jordi no la estaba ignorando y ella lo sabía.

(Continuará...)

7 comentarios:

Sakkarah dijo...

Vaya...Me dejas sin sber que le pasó...

Me gusta mucho como escribes, en serio.

Un beso.

srdgato dijo...

Engancha tu historia, y mucho :D
Supongo que no soy el único que espera la continuación ;)

Eilen dijo...

¡Gracias chicos!
Creo que el tercer fascíuculo será el definitivo, pero aún no lo sé.
Saludos.

HGCIBELE dijo...

Esperamos la continuación en año nuevo. Muchas felicidades.
H. G. CIBELE

Sakkarah dijo...

Eilen, feliz año. Espero que no dejes de realizar los más bellos sueños en el.

Un beso.

El argonauta enmascarado dijo...

Feliz año. Eilen.

Eilen dijo...

Muy feliz año a tod@s. Gracias por visitarme, espero que si si os habeis hecho propósitos para el 2007 se cumplan todos.
Saludos.