lunes, 25 de diciembre de 2006

La primera cita

-¿Te gusta el culo que me hacen estos pantalones?- Preguntaba Marta mientras se ponía pintalabios.
-Por supuesto, sabes que son los que más me gustan- Decía Miguel levantando la vista de su cuaderno de dibujo.
Marta le dedicó una amplia sonrisa, se fiaba de la opinión de su amigo porque siempre se mostraba sincero con ella. Cuando algo no le sentaba bien no tenía reparos en decírselo. Incluso en algunas ocasiones su sinceridad resultaba un poco hiriente. Mucho más segura de sí misma tras haber escuchado la opinión de Miguel sacó un pequeño frasco de perfume y se lo aplicó a ambos lados de su cuello.
Mientras, al otro lado de la ciudad, Jordi corría hacia la ducha hecho un manojo de nervios. La llamada telefónica de un compañero de trabajo le había hecho perder tiempo y ahora llegaría tarde a su cita. Tras haberse duchado corrió hacia su armario buscando su sudadera naranja y sus vaqueros -Yo llevaré un jersey rojo- le había dicho Marta. Mientras extendía un gran pegote de gomina por su cabello, Jordi, temeroso de que Marta cansada de esperar desapareciera del parque, repasaba mentalmente la conversación que había mantenido con ella en el chat. Marta le había confesado que estaba deseosa de conocerlo en persona y por eso habían acordado verse en el Parque de los Abedules, él vestiría sudadera naranja y pantalones vaqueros y ella un jersey rojo. -¡Ahora lo he estropeado todo!- pensaba él, -Seguro que Marta pensará que soy un impresentable-.
Marta se despidió de su amigo Miguel a la entrada del parque después de que éste le hubo deseado mucha suerte, y se sentó en un banco asegurándose de que estaba visible desde cualquier entrada del parque. Estaba realmente nerviosa, quería causarle buena impresión a Jordi y se imaginaba miles de detalles de él: su cara, su voz, su sonrisa... La entrada de un chico con sudadera naranja disipó sus pensamientos y rápidamente alzó la mano y se puso en pie. El chico se aproximó hacia ella con el ceño fruncido musitando:
-Perdona, ¿quieres algo?
-¿No eres Jordi?-preguntó Marta con voz temblorosa.
El chico de la sudadera naranja meneó la cabeza a modo de negación y siguió andando.
Marta, con gesto triste abrió su bolso y sacó su teléfono móvil para mirar la hora. Habían pasado ya veinte minutos de la hora a la que se habían citado en el Parque de los Abedules así que decidió marcharse. -Seguro que no quería quedar conmigo y no sabía cómo decírmelo- pensó ella -Por eso no ha aparecido-.
Jordi corría todo lo rápido que podía hacia el parque. -Si Marta no está no me lo perdonaré- Pensaba aterrado por la idea de que ella no quisiese volver a contactar con él. Cuando estaba ya muy próximo al parque chocó con una chica tirando su bolso al suelo. Muy servicial, Jordi se agachó a recoger el bolso mientras pronunciaba una frase de disculpa. Al incorporarse, Jordi vio a una preciosa joven con un jersey rojo sonriéndole.
-¡Hola soy Marta! ¿Tú debes ser Jordi verdad?- Le dijo dedicándole una mirada alegre.

5 comentarios:

scarlett7 dijo...

Espero que sigas la historia pues me has dejado intrigada, me gustaría saber como sigue la historia de Jordi y Marta(mi tocalla:P)

El argonauta enmascarado dijo...

Gracias por visitar y por poner un enlace al blog SENDALITERARTE. Yo también pongo un enlace a TESITURAS.
Hasta pronto. Un saludo.

Eilen dijo...

Muchas gracias a los dos por visitar Tesituras. La historia de Marta y Jordi continuará, no quiero que scarlett77 se quede intrigada.
Un saludo y gracias por vuestras visitas.

HGCIBELE dijo...

Saludos. muy interesante tu relato. Te agradezco que hayas enlazado mi blog PROSPERIDAD INTEGRAL, haré lo propio con tu blog, uniendonos nos leeran más un abrazo.
H. G. CIBELE

Sakkarah dijo...

Ufffff, ya estaba yo sufriendo con que no se encontrarían...

Moriré de infarto de seguir así, Eilen.

Un beso.